Siguenos:

¿SOSPECHAS DE DISPLASIA DE CADERAS EN TU MASCOTA?


Si es así, entonces lee toda la información que como Bahía Mascota te entregamos en el siguiente post.

Lo primero que debes saber es que esta es una enfermedad ósea, hereditaria y no congénita. Se puede comenzar a presentar entre los 4 y 6 meses de edad en el cachorro.

Catalina Bórquez, médico veterinario de Bahía Mascota, señala que esta patología se produce por una malformación de la articulación coxofemoral (unión entre el acétabulo de la cadera con la cabeza del fémur).

Si bien puede afectar a perros de cualquier raza, es más común en aquellos que pertenecen a razas grandes como el labrador, golden retriever, pastor alemán, Botero de Berna, San Bernardo y sus mezclas.

Algunos de los síntomas que te pueden alertar de esta enfermedad es el rechazo de tu mascota a hacer ejercicios, a jugar o subir escaleras, rigidez en las patas traseras, dificultad para levantarse, espalda curva, balanceo, entre otros comportamientos.

“La forma de diagnosticar esta patología es a través de una radiografía de cadera que tu médico veterinario te debe pedir. Será el quien analice los exámenes y los pasos a seguir en caso de que se trate de displasia”.
Existen varios tratamientos, pero por lo general la cirugía es la opción más recomendada. Además, se aconseja la esterilización debido a que es una enfermedad hereditaria, y mantener a tu mascota en el peso adecuado.

Si sospechas de que tu regalón está padeciendo esta enfermedad, no dudes en consultar de inmediato la opinión de un especialista.

Aún no hay comentarios

The comments are closed.

Nuestras Marcas